connect-20333_1920

La Empatía, uno de los componentes de la Inteligencia Emocional

 

La empatía es otro término muy integrado en nuestro vocabulario y que en numerosas ocasiones se le da un mal uso. Cuando se habla de empatía, muchas veces nos encontramos con afirmaciones del estilo “uff, yo soy demasiado empátic@”, pero la realidad es que si fuera verdad que somos todo lo empáticos que decimos ser, el mundo funcionaría de manera diferente.

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”. Mahatma Gandhi

La Empatía, según Daniel Goleman, es considerar los sentimientos ajenos, saber cómo decir las cosas, cómo actuar y entender el punto de vista de los demás.

Por lo tanto, este componente de la Inteligencia Emocional va más allá de ponerse en el lugar del otro. La verdadera empatía implica la capacidad de darse cuenta que la propia es sólo una de las muchas perspectivas que existen y, a partir de este reconocimiento, poder adoptar la perspectiva del otro para entender mejor sus razones, emociones y/o conductas.

También implica la habilidad para reconocer los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los demás.

Otro elemento importante que participa de la empatía es la práctica del “no juzgar”, ya que, en el momento que juzgamos a alguien lo hacemos desde nuestra perspectiva, desde nuestro punto de vista y en ese momento ya estamos dejando de ser empáticos.

Puestos a desgranar la verdadera empatía, también es importante saber que esta no es selectiva, es decir, no vale ser empáticos con unos y no con otros, o serlo sólo cuando nos conviene o se nos facilita. Ser empático supone serlo ante cualquiera y en cualquier circunstancia.

Por último, apuntar que la empatía debe ser expresada. Esto supone la capacidad de comunicar y hacer sentir a la otra parte que realmente la estamos entendiendo o, al menos, que estamos haciendo todo lo posible por entenderla.

En el ámbito profesional, la empatía nos aporta innumerables beneficios. Por destacar algunos, este componente de la inteligencia emocional nos ayuda a trabajar mejor en equipo, es fundamental para ejercer un buen liderazgo, mejora la atención y satisfacción de los clientes y está en la base de la comunicación eficaz.

Tips para mejorar la empatía:

– Empieza a prestar atención a la comunicación no verbal

– Escucha sin prejuicios

– Ante una situación de conflicto intenta forzarte a ver la situación desde el punto de vista del otro

– Practica la escucha activa

– Aprende a recoger y devolver la emoción al otro

– Evita comentarios que puedan herir a los demás gratuitamente

Comparte
paper-1100254_1920

Curriculum Vs. Competencias blandas

Las competencias o también llamadas habilidades blandas, son el resultado de una visión de la educación de forma integral, donde todos somos educadores pasivos o activos y por tanto responsables de los resultados.

Cuando nuestros jóvenes se enfrentan al mundo laboral, se encuentran con la demanda en sus entrevistas de trabajo de las competencias blandas, son un requerimiento cada vez más directo para las contrataciones.

La lista de las competencias blandas es muy variada, depende del enfoque que se quiera o del puesto de trabajo y sus requerimientos. Dentro de las más solicitadas, tenemos:

  • Habilidades de comunicación y expresión verbal.
  • Trabajo en equipo.
  • Liderazgo.
  • Valores como: honestidad, respeto, lealtad, responsabilidad y ética.
  • Puntualidad en todos los sentidos.
  • Empatía y solidaridad.
  • Autos de la autoestima.
  • Presentación personal.
  • Capacidad de negociación.
  • Inteligencia emocional.
  • Gestión de conflictos.
  • Respeto y valoración de la diversidad.

Las demandas del mundo globalizado respecto a las competencias blandas, también afectan a las personas insertadas dentro el mundo laboral, por lo que la constante actualización y el continuo re-hacerse son indispensables para estar a la altura de los requerimientos empresariales.

El ser humano es capaz de reinventarse las veces que sea necesario, no subestimemos nuestra capacidad de aprendizaje

Recientemente se ha presentado un documental sobre la educación, con un nivel de investigación a nivel mundial muy bueno, es recomendable verlo y reflexionar sobre nuestro papel como educadores de las nuevas generaciones y de nosotros mismos en las competencias blandas.

Este es un adelanto:

La generación de la educación incompetente

Comparte
resiliencia

Resiliencia en el Ámbito Laboral

La Resiliencia en el ámbito laboral, es una habilidad social cada vez más requerida para mantener el equilibrio óptimo y clima laboral apropiado dentro de una organización.

¿Qué es la Resiliencia?

En términos generales la resiliencia es la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Por lo tanto, ésta es catalogada como una habilidad social que se puede trabajar y obtener.

Ahora bien, para desarrollar ésta habilidad, es necesario tener claro el camino a seguir, además a medida que se avanza en el mismo, se conseguirán beneficios a nivel personal que harán que la vida se mire desde un prima mucho más positivo y realista. Algunos de los aspectos que se desarrollan para llegar hasta la resiliencia son la perseverancia y la confianza.

¿Qué la Resiliencia en el ámbito laboral?

La resiliencia en el ámbito laboral, no es otra cosas que la capacidad que tiene el trabajador de ver como  oportunidad de crecimiento, los conflictos, amenazas y debilidades que se puedan presentar dentro de su entorno de trabajo.  Es decir que mas allá de caer en angustia y bloqueo, saca de si una actitud que le empodera, que le permite ser resolutivo y por lo tanto más productivo.

Es decir, para una organización, tener dentro de su plantilla como empleados, a personas con ésta habilidad social les garantiza, mantener dentro de sus entrañas, un equilibrio emocional frente a momentos de estrés, buen desempeño laboral bajo presión, buena capacidad para afrontar situaciones fuera de lo normal y las cuales requieren solución inmediata.

¿Qué hacer para desarrollar la resiliencia en el trabajo?

  1. Conocimiento:  El conocimiento de la organización, de las funciones a desarrollar y de las posibles dificultades que se puedan presentar, dan al trabajador confianza  en su trabajo y le prepara para poder enfrentar situaciones adversas que se puedan presentar y solicitar ayuda si es el caso.
  2. Empatia: siendo la empatia la capacidad de entender al otro y ponerse en su lugar. Dentro del ámbito laboral, permite al trabajador tomar conciencia de la emocionalidad que pueden causar ciertas situaciones dentro del desempeño diario y enfocarse de manera positiva en lo que realmente es importante en dicho momento.
  3. Positivismo: Buscar una mejor solución frente a eventos inesperados, produce en el ser humano la capacidad de aprender a mirar las situaciones bajo varias perspectivas, lo que ayuda indudablemente a posicionarse en la más recomendable y por ende le lleva a una actitud resolutiva.
  4. Socializar: saber cultivar y valorar el trabajo de los demás compañeros de trabajo,  da a las personas la capacidad de desarrollar la confianza en los demás, lo que permite crear la conciencia de apoyo dentro de su equipo.
  5. Flexibilidad: El reconocer que las situaciones o eventos pueden tomar otro curso, puede acrecentar e las personas la capacidad de adaptarse sin malestar para obtener los resultados propuestos.

Las habilidades descritas son algunas entre muchas otras que pueden ayudar a las personas a desarrollar la habilidad la resiliencia. Por lo que hoy esta es la invitación que lanzamos desde Potenciando Excelencia, ser personas resilientes no sólo nos aporta a nivel personal, si no que también nos vuelve personas más valiosas a nivel laboral.

 

 

 

Comparte
TIpos de líderes

Tipos de líderes en una compañía.

Existen diferentes tipos de líderes en una compañía, y la sinergia de cada uno de ellos, permite un avance dramático en el logro de los objetivos y por supuesto es clave en la creación de un clima laboral óptimo.

Una persona se transforma en líder, gracias a la mezcla de dos componentes:

  • El uso adecuado de sus habilidades blandas.
  • Y el prisma de su inteligencia más preponderante.

Por esta razón, dependiendo del tipo de habilidad e inteligencia, surgen líderes de tipo emocional, social, intelectual,… entre otros.

Reconocer, qué tipo de líderes existen en un grupo de trabajo, es de gran ayuda y beneficio para la organización, pues de esta manera, cada uno ejerce su función, en el ámbito que le corresponde y de forma natural.

Precisamente el jefe de un equipo o departamento, debe conocer minuciosamente a su personal en este aspecto, para asignar las labores de liderazgo correspondientes a cada miembro de su grupo, dependiendo de sus habilidades.

Para facilitar este proceso, a continuación, encontrarás las características más sobresalientes de cada tipo de líder.

 

Líderes racionales

  • Habilidad para expresar y sustentar sus ideas.
  • Inteligencia lógico matemática más desarrollada
  • Habla más que escucha
  • Trabaja con exactitud y previsibilidad
  • Facilidad para resolver problemas
  • Es organizado y suele tener una estructura para cada labor
  • Es reconocido como el pensador

 

Líderes emocionales

  • Habilidad para reconocer sus emociones y las de otros
  • Empático
  • Escucha más que habla
  • Inteligencia emocional más desarrollada
  • Son asertivos
  • Poseen un buen grado de confianza en sí mismos
  • Actitud positiva, con lo cuál son buenos motivadores
  • Respetuosos de las elecciones del otro

 

Líderes sociales

  • Habilidad para relacionarse con cualquier persona de la organización
  • Simpático
  • Facilidad para trabajar en equipo
  • Se adapta al cambio fácilmente
  • Inteligencia social más desarrollada
  • Tiene un espíritu de servicio más notorio
  • Facilidad para crear contactos o redes
  • Hábil en procesos de negociación.

 

Existen otras categorías de liderazgo, sin embargo, para iniciar es suficiente con estas 3.

Ahora que ya se tiene una visión un poco más amplia sobre ellos y su campo de acción, es cuando la labor del director es fundamental, ya que podrá generar sinergia entre todos ellos, si les asigna en su posición adecuada, como si se tratase de la alineación de un equipo de futbol, en donde cada uno ejerce su posición, para llegar todos a un mismo objetivo: ganar el partido, metiendo goles, es decir, trabajo en equipo para alcanzar las metas de la compañía.

 

 

 

 

 

 

Comparte
light-bulbs-1125016_1920

Las competencias, tus aliadas para el éxito

El término “competencias” se ha colado en nuestras vidas y ha adquirido una especial importancia, hasta tal punto que a casi todo se le añade la coletilla “por competencias”, de modo que ahora hablamos de entrevistas de selección por competencias, gestión por competencias, educación por competencias, evaluación por competencias, dirección por competencias, etc.

Pero, ¿qué son las competencias? Existen numerosas definiciones. Veamos algunas:

“Conjunto integrado de conocimientos, destrezas, habilidades, aptitudes, rasgos de personalidad y motivaciones, innatas o subyacentes en una persona, que le predisponen para desempeñar con éxito los requisitos y exigencias de un puesto de trabajo, ocupación, cometido o papel en un contexto profesional dado”. (D. Arribas y J. Pereña, Manual compeTEA)

“Aquellos comportamientos observables y habituales que justifican el éxito de una persona en su actividad o función”. (Cardona y García Lombardía)

Muchas veces confundimos o utilizamos indistintamente los términos “capacidades” y “habilidades” cuando queremos referirnos a competencias, por lo que sería interesante aprender a distinguirlas.

Cuando hablamos de capacidades, nos referimos a las herramientas naturales con las que cuentan las personas. En cambio, habilidades hacen referencia a la maña, facilidad y rapidez para desarrollar determinada tarea.

Las competencias van más allá, ya que son un concepto multidimensional que puede integrar capacidades, habilidades, conocimientos, rasgos de personalidad, etc.  Pero además implican una condición práctica, comprobable.

Es decir, las competencias deben expresarse en forma de comportamiento más que como conocimiento o como característica personal, deben ser observables.

También podríamos decir que las competencias implican hábito, ya que seremos competentes o no en la medida en que habitualmente presentemos las conductas propias que caractericen determinada competencia.

COMPONENTES DE LAS COMPETENCIAS:

Saber: hace referencia a los conocimientos que se poseen

– Saber hacer: habilidades y destrezas de las que se dispone

– Saber estar:  actitudes e intereses

– Querer hacer: incluye los factores emocionales y motivacionales

– Poder hacer: hace referencia a factores situacionales como los recursos de los que se disponga

En un entorno globalizado como el actual, donde las empresas necesitan adaptarse con rapidez a un mundo cada vez más cambiante, exigente y competitivo, se ha visto que el desarrollo del capital humano es el arma más poderosa para alcanzar y mantenerse en la cima del éxito profesional.

Apostar por el desarrollo personal a través de las competencias es una buena estrategia para conseguir el éxito.

¿Eres competente o sólo capaz?

Comparte
opposites-489521_1920

La Inteligencia emocional es un requisito laboral

En la Universidad Jaume I de Castellón, se ha desarrollado la aplicación MEIT ( The Mobile Intelligence Test Emocional), es una herramienta  que ofrece la facilidad de ser adaptado a las necesidades específicas de una empresa u organización. APP MEIT que mide la Inteligencia Emocional

El Test MEIT evalúa tres aspectos:

  • La habilidad para percibir las emociones
  • La comprensión de la emociones
  • La capacidad para gestionar las emociones

Desarrollar  habilidades en inteligencia emocional, es un tema que ya ha llamado la atención de la tecnología, es un requisito para el desempeño de cualquier labor, tanto productiva, como de relaciones humanas.

Los aspectos que permiten alcanzar una inteligencia emocional adecuada son:

  • La auto-observación del comportamiento
  • Evitar el auto-engaño
  • Aceptación de la propia naturaleza humana
  • Conocer a fondo las limitaciones y capacidades propias
  • Reconocer en el entorno las fuentes de desequilibrio y toxicidad emocional

Algunos recursos que entrenan el desarrollo de la inteligencia emocional:

  • Aprender herramientas para la gestión de emociones inconvenientes
  • Cursos de formación en inteligencia emocional
  • Talleres prácticos que faciliten el auto-conocimiento
  • Terapias psicológicas o complementarias

La persona con una adecuada inteligencia emocional, sigue viviendo sus emociones, tiene impulsos y reacciones inesperadas, en ocasiones pierde los papeles, es consciente de su vulnerabilidad, por lo que se mantiene en un constante aprendizaje y auto-conocimiento.

Las características de una persona con una inteligencia emocional son:

  • Siente las emociones y sabe reconocerlas, su intensidad, origen y acude a las herramientas que le ayudan a gestionarlas
  • Puede reconocer las emociones de los demás, su intensidad y hacer empatía manteniendo la observación
  • Sabe identificar las situaciones que le desencadenan emociones inapropiadas y las evita si puede o se prepara para enfrentarlas
  • Se rodea de personas con alta inteligencia emocional, que modelen su comportamiento
  • Acepta sus equivocaciones, se disculpa y cambia su comportamiento, sin caer en el victimismo
  • Es apoyo y mediador en el trabajo en equipo, desde el respeto a cada punto de vista y reacción emocional
  • Da tiempo y espacio para que los que le rodean gestionen sus emociones, no exige ni presiona cambios de comportamiento
  • Vive el humor como un estilo de vida, sabe reírse de si mismo y relativizar las situaciones
  • Es resolutivo y pro-activo, cultiva el positivismo y ve en todo oportunidades
  • Se mantiene en formación personal constante y acude a terapia cuando lo necesita. Respeta sus limites

Estas son algunas características de una persona con inteligencia emocional, seguramente algunas de ellas las tenemos o hemos tenido puntualmente, lo que quiere decir que se pueden desarrollar si se convierte en un propósito de vida alcanzarlo.

Son habilidades que se aprenden, así que todos las podemos obtener

Comparte
comunicación

La comunicación influye en el clima laboral

La comunicación influye en el clima laboral, siendo de por si, una de las herramientas más importantes en el desempeño de un equipo de trabajo.  Por ésta razón, el líder o jefe de equipo debería contar con ésta competencia como uno de los cimientos en su desempeño, sea cual sea la actividad de la empresa.

Cuando de comunicación hablamos, es importante aclarar que bajo el látigo del  “porque lo digo yo”, se limita esta poderosa herramienta y  se castra el fluir natural del equipo de trabajo.

¿Cómo la comunicación influye en el clima laboral?

Teniendo en cuenta que cuando nos comunicamos, el 7% son las palabras que empleamos, 38% como lo decimos y un 55% nuestro lenguaje corporal,  es necesario que entremos en detalle y  empecemos a emplear de forma más adecuada cada estas vías, para favorecen el clima laboral y por ende la motivación y resultados del equipo de trabajo.  Para ello vale la pena empezar por prestar atención a tres tips que pueden ayudar:

  • Al iniciar el proceso de comunicación, es necesario hacer conciencia de la emoción que se esta generando dentro de si y preguntarse si es la más indicada para emitir una información. Si no es la más conveniente, es más prudente tomarse unos minutos para gestionarla y hablar.
  • Importante estar pendiente del lenguaje corporal, para generar confianza en el receptor es adecuado hacer uso de las neuronas espejo y rapport, es decir entrar en sintonía a través de las manos, movimientos e  incluso respiración.
  • Otro aspecto a tener en cuenta, es reconocer desde que canal habla la persona o personas que tenemos enfrente.  Para ello vale la pena comentar que la comunicación tiene tres vías a tener en cuenta, la visual, la auditiva y la kinestésica, por lo tanto, si una persona se comunica desde el canal visual, le llegará de forma más fácil si se le habla en el mismo canal.  Para ello, alguno ejemplo a continuación
Canal Visual

Se identifican estas personas porque emplean palabras o frases tales como:

  • “Ya veo lo que quieres decir….”
  • “Has visto como…..”
  • “Mira…..”
  • “No lo veo muy claro…”
Canal Auditivo

Se identifican estas personas porque emplean palabras o frases tales como:

  • “Me sonó que……”
  • “Hace oídos sordos…..”
  • “Dímelo alto y claro…..”
  • “He escuchado que….”
Canal Kinestésico

Se identifican estas personas porque emplean palabras o frases tales como:

  • “Eso me da mala espina……”
  • “Fue una conversación fría……”
  • ” Sudar la camiseta…”
  • “Es una persona cálida….”

Lo anterior son pequeños ejemplos, en los que la comunicación influye en el clima laboral dentro de un equipo de trabajo. No obstante, hay muchos más factores que influyen en la misma y que trataremos en otro post. Por ahora, no está de más poner en práctica estos tips para ver la evolución que pueden tener.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte
Diálogo interno

Diálogo interno, tu gran aliado para el logro de tus objetivos

Albert Einstein decía muy sabiamente “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Esta frase que es tan clara y directa para la razón, no lo es tanto para nuestro cerebro.

En post anteriores, http://bit.ly/2yFbv6A  hemos comentado cómo el cerebro tiene como función primordial el ahorro de energía y por lo tanto el querer poner en acción esta frase, disparará las alertas del mismo evitando al máximo que logres tu cometido.

Ten en cuenta que si tienes entrenado a tu diálogo interno, este puede ser tu mejor aliado o de lo contrario será la piedra en tu zapato que no te dejará tranquilo a ningún momento hasta que logre hacerte desistir de tus propósitos.

Ese diálogo interno está basado en tus miedos, creencias limitantes, experiencias del pasado, perspectiva o actitud con la que ves la vida, aquí también se refleja tu auto estima, auto valoración, auto conocimiento…

Es por ello que cuidar el diálogo interno es una tarea diaria y ecológica, pues de esta forma, identificamos fácilmente esos pensamientos tóxicos, obsesivos, círculos viciosos o bucles que hacen que nuestra energía y foco se desvanezcan hasta que logra convencernos, que quien tiene que cambiar es el mundo, los otros y de ninguna manera nosotros.

¿Entonces qué hacer? A continuación te daré tres tips para que entrenes tu diálogo interno y puedas ponerlo de tu parte.

 

Entrenamiento para fortalecer el diálogo interno.

  1. Revisa tus logros.
  • Realiza una lista de todos tus logros.
  • Coloca al lado de esos logros los obstáculos que enfrentaste.
  • A continuación de esa columna, coloca cómo lograste superarlos.
  • Por último escribe la sensación que experimentaste cuando cumpliste cada unos de esos objetivos.
  • Guarda este listado y acude a ella cuando esa vocecita venga a ti diciéndote, “no puedes, no lo lograrás”.

2. Fortalece tu pensamiento positivo

  • Busca todos los días contenidos positivos, como frases, videos.
  • Consume medios audiovisuales que te construyan como ser humano
  • Busca fuentes humorísticas.
  • Escucha música con contenido positivo.

3. Observa tus pensamientos

  • Toma un pensamiento que te ronde y pregúntate ¿qué pienso de lo que acabo de pensar? Una vez te respondas, vuelve a preguntarte ¿Qué pienso de lo que acabo de responder?, hazte esta pregunta cuantas veces sea necesario, hasta que logres encontrar, cuál es la creencia que está de base.
  • Una vez logres identificar la creencia base, reflexiona si debes mantenerla, es decir, si esta te ayuda a llegar a donde deseas o por el contrario está limitando y cortando tu vuelo.
  • Si concluyes que debes modificarlo, escribe la nueva que debe sustituirla.
  • Cada vez que vuelva a ti la antigua, recuerda la que decidiste poner en su lugar y vívela.

Practica constantemente estos tips y notarás que con el tiempo formarán parte de ti, estarán tan integrados , que se convertirán en una actitud, llevándote a una versión mejorada de ti mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte
Automotivación

La Automotivación, el mejor combustible para el éxito

¿Qué es la automotivación?, ¿de dónde viene?, ¿es lo mismo motivación que automotivación?

Levantarse un lunes a las 7 de la mañana para ir a trabajar cuando tienes un trabajo que te encanta, tu entorno laboral es verdaderamente agradable, la relación con tus compañeros de trabajo es grata y tienes un salario envidiable, es fácil. Lo mismo pasa cuando trabajas por la consecución de determinado objetivo o proyecto y parece que las circunstancias juegan todo el tiempo a tu favor, ofreciéndote un camino sencillo hacia tus metas.

En cambio, se vuelve más complicado cuando las condiciones laborales no son tan atractivas y qué decir cuando nos encontramos frente a situaciones realmente indeseables; o cuando no paramos de tropezarnos con obstáculos e inconvenientes que parece que se van multiplicando y que nos dificultan llegar donde deseamos.

En estos casos, estamos hablando de que el nivel de satisfacción o el impulso hacia algo se encuentran motivados por factores externos a nosotros (condiciones laborales, circunstancia de vida, presencia o ausencia de determinadas personas…). Por lo tanto, nuestro bienestar dependerá de que las circunstancias nos sean o no favorables.

La verdad es que este punto de vista resulta bastante desalentador, porque desde este enfoque siempre vamos a depender de las circunstancias que nos toquen vivir para enfrentar los retos con más o menos motivación, con más o menos felicidad.

Frente a esto, afortunadamente, tenemos la automotivación. La automotivación es uno de los cinco componentes de la Inteligencia Emocional. Hace referencia a la capacidad de encontrar en nosotros mismos, o de crearnos, las razones e impulsos que nos movilizan y nos dirigen hacia la consecución de nuestros objetivos.

Con  la automotivación también conseguimos mantenernos, si no ilusionados, al menos en equilibrio frente a situaciones no deseables o, incluso, realmente adversas. Es la capacidad de mantener el bienestar interno incluso frente a circunstancias desagradables.

Lo mejor de todo es que la automotivación, a diferencia de la motivación externa, sólo depende de nosotros mismos, está por encima de las situaciones y de otras personas. Sólo cada uno de nosotros la puede manejar, poner en marcha y hacer crecer.

“Son tus decisiones y no tus condiciones lo que determinan tu destino”. Will Smith

Podríamos decir que la automotivación es el combustible más potente para movernos, por lo tanto, trabajar en la mejora de nuestra automotivación es invertir en una reserva de combustible excelente para avanzar y alcanzar nuestros propósitos y, lo más importante, vivir este camino o cualquier situación desde el bienestar.

AYUDA PARA TU AUTOMOTIVACIÓN: 

– Apóyate en tus fortalezas y logros.

Un listado de ellos nos podría ser útil para recordarnos lo capaces que somos

– Sigue a modelos de superación.

Un tipo de aprendizaje es por imitación, así que tomar de referencia personas felices pese a sus circunstancias adversas nos puede ayudar

– Introduce pequeños retos en tu día a día.

Ayudarán a romper con la inercia de la vida cotidiana

– Cultiva tus pasiones.

Dedicar tiempo a aquello que nos hace felices es realmente reconfortante y nos renueva

– Evita la postergación.

Es un hábito que mata la motivación hacia el logro y mina la confianza en uno mismo

– Utiliza afirmaciones motivadoras.

Nos ayudan a neutralizar los pensamientos negativos que nos paralizan y a mantener una actitud positiva

– Visualízate consiguiendo aquello que te propones.

Obsérvate en tu camino hacia la meta y disfrutando de tus logros, vívelo.

– Reconoce tus logros y avances.

Incluso prémiate.

Comparte
hands-1939895_1920

¿Las personas mayores de 55 años son Productivas?

 La madurez es la etapa de la vida en la cual ya ha pasado la tempestad…, pero aún continua relampagueando. Francisco Arámburo.

Grandes empresa apuestan por las personas mayores de 55 años, encuentran en ellas una muy alta responsabilidad, un fuerte sentido de fidelidad y una implicación desbordante, es lo que cree Jaume Ferré, director de integración sociolaboral de la Fundación Bancaria La Caixa.

El programa de la Caixa colocó a 4.325 mayores de 45 años en 2016, en el sector laboral, a pesar de que la crisis los ha castigado con fuerza, es un colectivo fuerte y decidido, que ha encontrado su espacio en el sector de la distribución, los centros de teleoperadores, la hostelería y en general los servicios.

Algunas de las empresas que están apostando por contratar personal con perfiles maduros son: Mercadona, Carrefour, Eroski, Indetex, Brico Depot, Clece, Urbaser, Eulen, Metropolis o AOL. Asegura Encarna Maroño, directora de Recursos Humanos del Grupo Adecco.

Sin embargo, es un colectivo que aún es muy castigado y el 70% de encuestador por la Fundación Adecco cree que no podrá volver a trabajar, por más que lo intente, lo que se ve reflejado en que 9 de cada 10 que son entrevistados han sido rechazados y lo atribuyen a su edad.

Las personas paradas de más de 55 años se han triplicado desde 2007, denuncia UGT, Otro dato que se oculta a la opinión pública cuando se habla de las estadísticas de empleo en España, es que según el INE, la tasa de desempleo de este colectivo, no se ve reducida desde el 2013, a diferencia del índice general.

 

En Potenciando Excelencia creemos que esta etapa de la vida es la más idónea respecto a encontrar personas con una adecuada Inteligencia Emocional, social y laboral,  la mayoría ha sacado a sus hijos adelante y muchos se han dedicado a reciclarse e incorporar nuevos conocimientos, formación humana y habilidades tecnológicas con gran empeño y  dedicación.

Son personas válidas con principios y valores muy claros, que se convierten en garantía de buen servicio y calidad en el desempeño laboral, saben lo que quieren y no quieren, por lo que no pierden tiempo, ni desperdician talento en impresionar o quedar bien con los compañeros, además son hábiles mediadores,  tienen claro la diferencia entre lo urgente y lo importante, valoran el tiempo invertido en ser productivos y obtener resultados.

Cuántos de nosotros conocemos a personas cercanas y familiares dentro de este rango de edad, por los que apostaríamos sin dudarlo y recomendaríamos incluso dentro de nuestras propias empresas? Sabemos que siguen siendo personas útiles y que pueden aportar mucho al mercado laboral.

Es una gran oportunidad para cualquier empresa, abrir espacio a los mayores dentro del equipo de trabajo. Un ejemplo de su valor se puede ver en la película “El Becario” con Robert de Niro, estrenada recientemente.

Comparte