La Meditación puede cambiar el cerebro

Estudio del Hospital General de Massachusetts

Según las conclusiones publicadas: “La práctica de un programa de meditación durante ocho semanas, puede provocar considerables cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la auto  conciencia, la empatía y el estrés”

La psiquiatra Sara Lazar, autora principal del estudio, trabajo con 16 voluntarios durante 8 semanas y 27 minutos de meditación diaria, aplicando exhaustivas pruebas con imágenes de resonancia magnética y cuestionarios médicos.

El estudio arrojo resultados claros con respecto al grupo de control, no solo en aspectos de memoria, auto consciencia, estrés, sino también en cambios morfológicos en la estructura del cerebro que potenciaban que se dieran estos aspectos.

Estudios como estos, demuestran que cada vez es más necesario integrar técnicas como la meditación en los espacios empresariales, motivar su práctica personal y crear sesiones de grupo donde se estimule el hábito de la meditación.

Existen muchos tipos de meditación, por lo que se hace interesante explorar sus cualidades y poder adaptar está práctica a las necesidades de cada colaborador dentro de la empresa.

Tipos de Meditación:

  • Meditación Activa: Trabaja con el cuerpo en movimiento, los movimientos suelen ser lentos y conscientes, focalizando la atención en una sensación o simplemente dejándose llevar.  Dentro de las meditaciones activas se encuentran técnicas como el ChiKung, biodanzas, danzas sagradas o circulares, caminatas…
  • Meditación Pasiva: Trabaja con el cuerpo en quietud a partir de una posición cómoda que facilite la concentración, se lleva la atención a lo que sucede en la mente y el cuerpo durante la quietud, observando sin juicios. Se usan técnicas como la respiración consciente, Vipassana, con mantras, contemplativas y muchas más vinculadas a las doctrinas Taoistas y Budista.

Existen infinidad de centros de meditación, expertos y maestros,algunos venidos directamente de oriente y otros nacionales, que adaptan la técnica a la mentalidad y necesidades occidentales.

Sea cual sea el tipo de meditación que se utilice, es una oportunidad para explorar el mundo de la mente y la consciencia, además de desarrollar  funciones del cerebro que aumenten la productividad y propicien unas relaciones humanas saludables.

El cerebro necesita descansar, desconectar, es lo que más se añora de cara a las vacaciones anheladas, lo que sucede muchas veces es que en lugar de parar, se terminan volviendo las vacaciones una maratón de actividades, de más estrés y cansancio físico y mental.

Aprender a meditar puede convertirse en el gran reto del verano

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *