Las competencias, tus aliadas para el éxito

El término “competencias” se ha colado en nuestras vidas y ha adquirido una especial importancia, hasta tal punto que a casi todo se le añade la coletilla “por competencias”, de modo que ahora hablamos de entrevistas de selección por competencias, gestión por competencias, educación por competencias, evaluación por competencias, dirección por competencias, etc.

Pero, ¿qué son las competencias? Existen numerosas definiciones. Veamos algunas:

“Conjunto integrado de conocimientos, destrezas, habilidades, aptitudes, rasgos de personalidad y motivaciones, innatas o subyacentes en una persona, que le predisponen para desempeñar con éxito los requisitos y exigencias de un puesto de trabajo, ocupación, cometido o papel en un contexto profesional dado”. (D. Arribas y J. Pereña, Manual compeTEA)

“Aquellos comportamientos observables y habituales que justifican el éxito de una persona en su actividad o función”. (Cardona y García Lombardía)

Muchas veces confundimos o utilizamos indistintamente los términos “capacidades” y “habilidades” cuando queremos referirnos a competencias, por lo que sería interesante aprender a distinguirlas.

Cuando hablamos de capacidades, nos referimos a las herramientas naturales con las que cuentan las personas. En cambio, habilidades hacen referencia a la maña, facilidad y rapidez para desarrollar determinada tarea.

Las competencias van más allá, ya que son un concepto multidimensional que puede integrar capacidades, habilidades, conocimientos, rasgos de personalidad, etc.  Pero además implican una condición práctica, comprobable.

Es decir, las competencias deben expresarse en forma de comportamiento más que como conocimiento o como característica personal, deben ser observables.

También podríamos decir que las competencias implican hábito, ya que seremos competentes o no en la medida en que habitualmente presentemos las conductas propias que caractericen determinada competencia.

COMPONENTES DE LAS COMPETENCIAS:

Saber: hace referencia a los conocimientos que se poseen

– Saber hacer: habilidades y destrezas de las que se dispone

– Saber estar:  actitudes e intereses

– Querer hacer: incluye los factores emocionales y motivacionales

– Poder hacer: hace referencia a factores situacionales como los recursos de los que se disponga

En un entorno globalizado como el actual, donde las empresas necesitan adaptarse con rapidez a un mundo cada vez más cambiante, exigente y competitivo, se ha visto que el desarrollo del capital humano es el arma más poderosa para alcanzar y mantenerse en la cima del éxito profesional.

Apostar por el desarrollo personal a través de las competencias es una buena estrategia para conseguir el éxito.

¿Eres competente o sólo capaz?

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *