La perseverancia, una de las llaves del éxito en el mundo laboral

perseverancia

la perseverancia, es la capacidad de iniciar y continuar con firmeza el logro de un objetivo, proyecto, meta o sueño, incluso frente a la presencia de obstáculos y dificultades.

“Nunca confundas una sola derrota, con una derrota final” F. Scott Fitzgerald

No cabe duda, que para gozar de esta habilidad, es prescindible que dentro de nuestras existencias personales, contemos con otras cualidades emocionales y psicológicas que le den soporte.

En el mundo laboral, – como en cualquier otro- la perseverancia es una de las llaves para alcanzar el éxito, pues en muy contadas ocasiones, encontramos que los negocios, las grandes e incluso pequeñas ideas, se hicieron realidad de la noche a la mañana.

Afortunadamente esta capacidad, se puede aprender y ejercitar. A continuación encontrarás algunas ideas de cómo fortalecerla en ti.

 

Qué cualidades te pueden ayudar a lograr la  perseverancia?

  • Madurez emocional.
  • Mentalidad proactiva
  • Auto estima equilibrada
  • Pasión por tu sueño o proyecto
  • Paciencia
  • Flexibilidad
  • Tolerancia para aceptar el fracaso
  • Manejo adecuado frente a la frustración
  • Diálogo interno positivo
  • Visualizar el resultado final
  • Rodéate de personas luchadoras y emprendedoras.

 

En este punto, es primordial que se resalte la importancia que tiene esta virtud en el campo laboral y más aún como líder de un equipo o departamento.

 

No cabe duda, que si tienes a cargo un grupo de personas, una de tus funciones es procurar que tu equipo siga motivado e ilusionado a pesar de las dificultades e imprevistos que suelen aparecen en los logros de los objetivos y básicamente esto se logra gracias a tu ejemplo de lucha y constancia para llegar a donde te has propuesto.

 

Por supuesto, no se debe pasar por alto que el primer paso, para emprender el viaje hacia la consecución de una meta, es el de marcar un plan de acción con objetivos claros , reales y medibles en el tiempo.

 

De esta manera la perseverancia, estará enfocada en la construcción del camino y no únicamente en la consecución de la meta.

 

Por último, recuerda que los seres humanos nacimos con esta habilidad, si no fuera por ella, no hubiésemos aprendido a caminar, pues, ¿cuantas veces te caíste y golpeaste antes de dar tus primeros pasos?.

 

La perseverancia y pasión por descubrir el mundo, nos motivo a pararnos una y otra vez con una sonrisa y con la confianza que lo lograríamos…   Reconectemos con ese aprendizaje y apliquémoslo en nuestro presente!

 

 

“No basta dar pasos que un día puedan conducir hasta la meta, sino que cada paso ha de ser una meta, sin dejar de ser un paso”.

Johann P. Eckermann.

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *