Qué significa tener un propósito?

Los pensamientos te llevan a tus propósitos, tus propósitos a tus acciones, tus acciones a tus hábitos, tus hábitos a tu carácter y tu carácter determina tu destino. Tyron Edwards

Los propósitos son muy personales, dependen de lo que mueva en la vida a cada cual, y es precisamente eso lo que hace la diferencia entre una persona satisfecha y otra frustrada, las decisiones tomadas acertados o no, fueron producto de los propósitos que rigen la vida.

Muchos propósitos que se tienen no son propios, son heredados, impuestos o tomados sin consciencia, por lo que finalmente no tienen resonancia en el individuo, esto quiere decir que no le identifican ni expresan lo que son sus sueños o anhelos más profundos.

Un colaborador dentro de una empresa, o un socio de trabajo, lleva consigo unos propósitos vitales, que le rigen y determinan sus decisiones, son el motor final de su desempeño. Cuando dichos propósitos no vienen de la fuerza interior del individuo, no son reales sino auto-impuestos o impuestos, ; se presentan situaciones de abandono, descuido o deserción laboral.

Cuando el motor que impulsa la energía vital de un individuo no está alimentado por propósitos auténticos, reales, que surgen como consecuencia de una toma de consciencia sobre las pasiones más profundas y sus aspiraciones vitales según los valores que rigen su vida; es cuando se desfallece y se abandonan los proyectos por más prometedores que puedan ser.

Algunas preguntas que pueden ayudar a descubrir cuáles el verdadero propósito son:

  • ¿Qué oficio o labor harías sin que te pagaran?
  • ¿Qué estarías dispuesto a enseñar para que otro lo aprenda?
  • ¿Qué actividad mientras la realizas, te hace perder la noción del tiempo?
  • ¿Qué querías ser de mayor cuando niño?
  • ¿De los juegos que jugabas, cuáles te hacían sentir poderoso y seguro?
  • ¿Cuándo piensas en tu jubilación,qué es eso a lo que te quieres dedicar?

En cualquiera de estas respuestas, lo importante es ver de fondo lo que  hacen sentir, las emociones, las pasiones, las sensaciones, los valores que encierran. Si lo que es ahora el desempeño de vida esta en resonancia con esos valores, mueve esas emociones y pasiones; entonces seguramente el desempeño laboral será satisfactorio y el éxito llegara solo.

El éxito no es algo que se alcanza, es algo que llega cuando se Es lo que se quiere ser desde la fuerza del propósito, de la pasión que mueve el corazón y mantiene el motor de vida siempre en marcha, optimista y deseoso de más.

Es tarea vital para cualquier organización; estimular que sus colaboradores tengan claro su propósito de vida, que puedan vivirlo en el desempeño de sus funciones dentro de la empresa, ya que eso garantizará una actitud pro-activa y entusiasta, estimulará la realización personal y en definitiva se verá reflejado en el sentido de pertenencia a la empresa u organización y en la forma como vive el colaborador sus valores.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *